Lifestyle

Aleteo fugaz

Sucede que a veces me ilusiono hasta con el aleteo de una mariposa. Ese momento en el que a mi concretamente me hace disfrutar. Sutil, elegante y firme aleteo. Fugaz, efímero y discreto a la vez. Tan solo cuentas con un instante para entenderlo. Es como una caja de música y sus mil formas de valorarla según el estado de ánimo en el que te encuentres.

Como un buen libro. Ese que no deja indiferente. Que te hace vibrar, sentirte dentro de la historia e incluso empatizar sin remedio con alguno de sus personajes. Instantes fuera de lo común que te ilusionan, que te transportan y completan. 

Tranquilas y cálidas noches de verano. Bajo el romance de las estrellas que plagan el cielo sin pudor. Que se balancean y mecen entre las nubes para no perderse ni un detalle de aquella noche que estará siendo inolvidable para muchas personas. 

Suena hasta mágico, traspasando esa barrera de la ilusión de la que hablaba antes. La sencillez en los detalles, en el caer de una hoja, levitante…buscando el suelo como único destino. En la sonrisa de un niño cuando ve su dulce favorito. 

Por qué nos aferramos en pedirle a la vida siempre mucho más. Jamás nos conformamos. Por qué querer siempre compararlo todo y fijar el éxito solo como consecución perfecta de una meta. Por qué no disfrutar el camino. 

Con lo sencillo que parece todo a simple vista y lo complicado que se vuelve cuando paras y reflexionas lo que tienes delante. Igual que esa mariposa bella y elegante que agitaba hace unos segundos sus alas frente a mi y que ahora vuela lejos y me devuelve a mi destino. Ese instante en el que solo vi su belleza y hasta que no se alejó no me permitió valorar el esfuerzo y los caminos por los que había tenido que pasar hasta llegar allí. 

Porque ciertamente nada es lo que parece y detrás de cada momento hay mucha historia compartida y detrás de cada éxito hay mucho trabajo y esfuerzo recompensado. 

Sin embargo yo me sigo quedando con mis detalles. Esos que dan sentido a mi rutina. Que me sacan una sonrisa o me inspiran un buen momento creativo. Como esa mariposa; real y generosa que me ha permitido soñar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *