Step by Step

Atados al Brexit

Hace ya varios post que no publico nada en relación a la experiencia británica o la idea con la que arranqué este proyecto. La versatilidad de estas publicaciones me ha permitido ser creativa y contaros lo que cada semana me inspira ya sean post habituales, nuevos formatos o relatos. Ahora bien, en las últimas semanas he vivido algún caso con respecto a residir en Inglaterra que me ha hecho valorar varias ideas sobre nuestra sociedad, la que todos componemos independientemente de donde seamos.

Gracias a vivir en Inglaterra estoy teniendo la oportunidad de conocer a gente de todo el mundo y cuando digo de todo el mundo es así, cualquier continente. Salir de tu rutina y de tu vida controlada hace que todo sea magia. Ya viví una experiencia similar hace años, muchos ya, cuando pasé un año en Sicilia estudiando, sin embargo no es comparable. La perspectiva de los años hace que mires y valores todo de forma diferente, seguro que a vosotr@s también os pasa. Presumimos saberlo todo a los 20 años y la verdad es que a esa edad no sabemos ni por donde tirar. 

El motivo de este post no es otro que relataros, siempre hablando desde mi experiencia personal, como la sociedad británica esta reaccionando ante la inmediata implementación del Brexit. Cada día nos vamos acercando más a la fecha prevista para que todo este proceso haga que Reino Unido abandone la Unión Europea y no sé si es por eso o por que vivo en un entorno quizá menos cosmopolita, ya que igual que en España aquí no es lo mismo vivir en Londres que en Derby, donde ahora resido, pero hay comportamientos que cada día más se van radicalizando. 

Y no paro de sorprenderme. En primera persona no he vivido ninguno, salvo la dificultad de obtener un buen trabajo acorde a tu nivel de estudios y experiencia laboral. Conseguir una oportunidad a la medida de un extranjero, se está complicando. Me rodeo, como bien os he dicho, de gente de todo el mundo, con excelentes currículum que al igual que yo seguimos persiguiendo lo que nos vendieron como el trabajo de nuestros sueños en un país donde todo va bien y se vive a las mil maravillas.

Al final, la experiencia que vive cada uno depende de muchos factores, pero la honestidad al contarla es uno de los más importantes. Y si la situación está difícil en España para conseguir un buen trabajo, aquí si no eres británico y quieres un trabajo acorde a tu nivel, también se hace dificilísimo. Enfermeras trabajando de auxiliares en residencias de ancianos porque no pueden pasar las desorbitadas pruebas de idioma que el gobierno británico les impone, ingenieros desperdiciando en gran medida su talento porque las empresas no saben colocarlos donde realmente pueden ser productivos, economistas y psicólogos sirviendo cafés y no hablo de gente de 25 años precisamente.

Claramente no es oro todo lo que reluce y de unos años hasta ahora las posibilidades para labrarte una carrera exitosa en Inglaterra se están esfumando. Las barreras hacen que todo sea más difícil y el Brexit no está ayudando nada ni a qué la sociedad se desarrolle en el ámbito del respeto y la integración, ni a que se aprovechen de la cantidad de conocimiento que pueden aportar gente como la que están rechazando día tras día solo por no ser británicos.

Sin embargo, por el contrario también me encuentro y esto es lo que realmente me choca, cómo gente mayor de unos 70 años en adelante son capaces de integrar a todo el que llega con una sonrisa y aplicando sus conocimientos con clases gratuitas donde ellos actúan de voluntarios. Cómo se preocupan por facilitarte la vida y por darte ánimos para seguir adelante. Esa misma gente que seguramente hace tiempo votó con un rotundo SÍ al Brexit. Es todo el mundo al revés. No me gusta entrar en temas de política porque no es un entorno que domine, pero el camino que el mundo está tomando no favorece a nadie. A partir de marzo del año que viene Inglaterra perderá, jamás ganará porque vivir con barreras y vetos hace que se pierda la libertad.

Tienen un país bonito, con buena calidad de vida, sueldos acordes al nivel diario y una conciliación laboral que me parece bastante adecuada. Uno se siente realmente bien cuando llega, pero sin embargo se empeñan en poner miles de problemas para que como extranjero valores su patria y decidas quedarte. Largas charlas hemos mantenido entre amigos valorando que pasará en los próximos meses y muchos de ellos siguen con la firme idea de pelear por quedarse cueste lo que cueste porque en la mayoría de los casos en sus países de origen las cosas se tornan mucho peor. Pero otros ya han comenzado la operación retorno, cambiando sus perspectivas laborales y decidiendo si volver a casa o soñar con una nueva experiencia en otro lugar. Inglaterra con el Brexit no solo pierde su libertad y fomenta la discriminación, sino que por el camino está perdiendo los grandes activos que podrían hacer crecer y mejorar su sociedad. Gente preparada, con ganas de involucrarse que por no ser británicos pierden el derecho a tener la oportunidad que merecen. 

Siempre he valorado y tengo el firme pensamiento de soñar y de pelear por lo que uno quiere, pero en ciertos momentos también hay que ser realista y valorar que quien bien te quiere no te hará llorar e Inglaterra está haciendo eso con muchos de nosotros aplicando un Brexit que hace aguas entre los políticos y la propia población.

Perder la libertad nos hace volver atrás, jamás mirar hacia delante y progresar. Veremos como se tornan las aguas de aquí a unos meses. Seguiré informando, lo mejor es vivirlo en primera persona. ¡Feliz semana a tod@s!

4 comentarios en “Atados al Brexit

  1. No puedo valorar en él desconocimiento de la convivencia, el sentir de la población, como bien comentas tú en el conocimiento de la situación. Pero desde fuera, cualquier independentismo se entiende en este mundo de hoy, exactamente igual, que pretender poner puertas al campo. Y nunca será bueno algo que no integre, y sí disocie. Espero que el acertado calificativo de Brexodus no sea realmente tal, y una posible fuga sea siempre deseada y nunca impuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *