Lifestyle

Cuestión de rutina

Publicada en

Qué fácil resulta coger una rutina de algo con lo que disfrutas, algo que realmente te gusta. En mi caso desde pequeña con las extra-escolares de deporte por equipos, tenis y demás, ya comencé a incluir el deporte en mi vida. Sin demasiado éxito tampoco ya que cuando eres pequeño de lo que se trata es de divertirte. De fomentar el creer en el grupo y dejar un poco más de lado la competitividad.

Según han ido pasando los años no me entran en una mano, o me atrevería a decir que en las dos, la cantidad de gimnasios en los que he estado apuntada. Qué común todo esto. Apuntarse para ir cinco o seis veces al mes. También influye que en toda mi vida me he mudado como unas diez veces, de modo que eso juega a mi favor. 

La sensación de sentirte estupendamente bien cuando vas y la pereza en muchas ocasiones cuando sabes que deberías ir. Todo puesto en una balanza hace que lo que en un principio creías que era un hobby, algo que haces por puro placer, para sentirte bien y disfrutar; muchas veces se convierta en una obligación tediosa por la cantidad de excusas que nos ponemos a diario. Sino es el tiempo, son las ganas. Sino es que tengo que hacer una cosa, me invento otra para no ir. Todo para engañarnos a nosotros mismos. Cosa que visto con perspectiva no tiene ningún sentido. Ya que cada uno somos dueños de nuestra propia vida, de todos los minutos y horas que pasan a diario por nuestro reloj. 

De modo que mejor será dejar de engañarnos y luchar contra nosotros mismos. Y decidir en cada instante y con plena conciencia en qué o en dónde queremos invertir nuestro tiempo libre. Lo que realmente hará que queramos ir cada día. Lo que realmente nos hace sentir bien.

En este texto he puesto el ejemplo del gimnasio porque es algo muy común en lo que much@s podéis sentiros también identificad@s. Y porque con esto no quiero decir que, si a simple vista algo nos cuesta o no se hace tan rutinario inmediatamente, tengamos que claudicar. Eso jamás, si nos reporta algo positivo, hay que seguir adelante. Muchas veces, dar un voto de confianza a aquello que nos supone un reto, hace que cuando lo logremos; la experiencia y el grado de satisfacción sea increíble. 

Por mi parte he conseguido incluir el deporte de nuevo en mi rutina. Algo que siempre ha estado ahí y que cada día hace que me sienta un poco mejor, que libere mi mente y mis sentidos, pese a que no sea un auténtico hobby. Y por otro lado, este 2019 he incluido también y esto sí lo catalogo como “puro placer”, algo que potencia mi lado más creativo. Que consigue que mi mente, por un tiempo, se centre solo en ejecutar esta actividad. 

Algunos quizá ya habréis odio hablar de ello o visto fotos por las redes sociales, pero si no es así, os animo a que probéis la técnica del Bullet Journal. Crear una especie de diario desde cero siguiendo tus ideas, tu instinto y tu lado más creativo. Los límites los pones tú. 

Os dejo algunas fotos para ver si os entra el gusanillo… ¡Feliz semana!

Lifestyle

Utopía política

Publicada en

Cuenta la leyenda que hubo un día donde la política se trataba como algo vocacional. Donde existían personas honestas que estaban dispuestas a ofrecer su vida, sus ideas y su potencial por hacer crecer una nación. Por hacer que la cultura y la sociedad madurasen a costa de trabajo y dedicación. 

Hubo un día en el que existieron políticos honestos. Mentes brillantes que hicieron que el sistema funcionara. Gente valiente que revolucionó y puso su vida en peligro para defender sus ideales y lo que creían que sería lo más beneficioso para el progreso. Para crear una sociedad mejor donde todos contásemos. 

Y porqué digo todo esto. Tengo la impresión que hace décadas en España no tenemos políticos sinceros. Gente de convicciones y lealtad. Profesionales de la política para los cuales la palabra principios significa algo importante. Para los que los valores marcan el camino a seguir. No cualquier valor sino los que hemos venido consiguiendo en España año tras año. Aquellos valores que nos permitieron en su día; mejoras laborales, una sanidad envidiable y una educación pública y multicultural. Aquellos valores basados en el respeto y la libertad en la toma de decisiones. Aquellos valores que hacen que las mujeres cada vez estemos más cerca de nuestro objetivo.

Todo eso de lo que podemos o podíamos, más bien, presumir y que ahora tengo la sensación que estamos dinamitando.Paso a paso, pero esta vez en sentido contrario. Un deshacer lo conseguido que están provocando todos estos líderes políticos que lejos de actuar en consecuencia, pensar en el progreso, la integración y los servicios públicos; lejos de eso, se centran en no convocar elecciones libres o presionar y dividir la sociedad a través de convocatorias de manifestaciones que solo llevan a generar mal ambiente y dividir la sociedad. Por mucho que digan que pretenden lo contrario. Manifestaciones donde no se respeta al de al lado y la gente se cree en pleno derecho de la absoluta razón. 

En qué momento España perdió su esencia, su crecimiento y orgullo de ser un país libre y competente. Sinceramente, echar la vista atrás y hacer balance de estos últimos años de política, para mi, es desalentador. No se me ocurre ni un político al que votar. Pero ni siquiera a los candidatos que en la actualidad se postulan. Ni ellos, ni los programas políticos que ofrecen. Sin carisma, sin realismo y con altas dosis de incongruencia. Ni la derecha es la derecha, ni la izquierda es socialista. No hay centro posible porque entre todos se han propuesto embaucarnos con su palabrería y sus actos cobardes sin llegar a decir nada.

No tengo claro porqué he escrito esto hoy. No soy una entendida de política y tampoco lo pretendo. Soy una simple ciudadana que no es capaz de sentirse representada ni es capaz de validar ninguno de los proyectos políticos que la actualidad me ofrece. Y sinceramente esta situación me da mucha lástima. Siento tristeza por no comprender porqué no existen políticos fieles, congruentes y que respeten al pueblo que les vota y al que representan. ¿Acaso es una utopía? La raíz de la política es lo que debemos mejorar. Queda mucho camino por recorrer. ¡Feliz semana!

Lifestyle

Caminando como un genio de la literatura

Publicada en

Rondaba abril de 1564 cuando Mary Arden dio a luz al que sería uno delos mayores referentes de la literatura mundial. Quien más y quien menos ha oido hablar sobre él. Sobre su forma de contar historias, aferrarse a la vida y seguir un instinto y un estilo que harían que todas las generaciones, pasadas y futuras, encontrasen algo de calma entre sus obras. Páginas cargadas de pasión que hicieron que mi visita a Stratford- Upon- Avon fuera una de las más especiales de las que he realizado en UK.

No llegué a visitar directamente su sepulcro. Ni soy muy amante de esos menesteres ni de pagar por ver de cerca a la muerte. Pero hace dos fines de semana allí estaba; en una de las iglesias más acogedoras y singulares de toda Inglaterra. Caminando y recorriendo los mismos pasos los mismos lugares que en su día recorrió William Shakespeare. Quizá penséis que no es para tanto y seguramente así sea, pero a mi me pareció cosa de otro mundo. Vivir y conocer el pueblo donde nació y se crió este genio de la literatura me puso los pelos de punta. Sin mayor explicación posible.

El día se levantó soleado. Invitaba a disfrutar del fin de semana. Era el momento de visitar por fin Stratford. Carretera y manta como comúnmente se dice. Hora y media de trayecto donde minuto a minuto el cielo se iba tornando más y más gris. Totalmente cubierto. Un domingo cualquiera en Stratford – pensé- nada más poner un pie sobre sus calles. 

El viento se llevaba las pocas hojas que todavía pendían de los árboles y el aguanieve comenzó a hacer que costara hasta caminar. Pese a ello nos abrimos paso entre sus calles. Un centro histórico concentrado donde sin querer, por sus pequeñas dimensiones, te ibas topando con todo lo que querías visitar. Cuatro personas rondábamos por allí. Haciendo fotos a la casa donde nació, disfrutando entre las cuatro paredes de la biblioteca o recorriendo al compás del viento la vera del río donde patos y cisnes también luchaban por resguardarse del temporal.

Pasos de historia cargados de literatura y creatividad. Lugares que en su momento inspiraron a este gran genio y que también le ofrecieron refugio cuando más lo necesitaba. Un pueblo de los más pequeñitos que he visitado, pero a la vez de los más peculiares y bonitos. Con todas sus casas típicas inglesas; de paredes blancas y madera maciza. Ventanales de vidrieras infinitas adornados con flores y Pubs que con sus chimeneas y velas encendidas no paraban de invitarte a entrar y disfrutar de una buena pinta en sus espacios rodeados de libros y butacas de piel.

No pudimos resistirnos y completamos la visita en Rose & Crown comiendo pie y resguardándonos por unas horas del temporal. ¡De diez!

Shakespeare; nace, se cría y descansa en un pueblo cargado de historia y magia. Un pueblo tranquilo y sosegado que dio a luz a uno de los genios de la literatura universal que sigue inspirando a millones de personas. Nostalgia y creatividad en estado puro para un domingo frío, pero perfecto en la cuna de la pluma y el papel. ¡Feliz semana!

Lifestyle

Imaginación a la orilla del río

Publicada en

Hacía tiempo que no veía niños jugando en la calle. Mi paseo mañanero en el intento de superar uno de los propósitos de año nuevo, ser capaz de correr sin morir en el intento, está sembrando sus frutos. Y me he descubierto sorprendiéndome al ver niños en el parque jugando solos. Interactuando con la naturaleza y aprovechando todo lo que puede ofrecerles. Quizá os suene raro, pero es así. Hacia muchísimo tiempo que no veía a niños alejados de sus juguetes convencionales, de sus consolas. Alejados del contacto y fiel supervisión adulta. Fuera de un entorno controlado como el típico parque de juegos donde pasar parte del domingo o donde invertir las horas después del cole y las extraescolares. En lugar de eso estaban disfrutando con un entorno fuera de lo común. Sintiéndose libres de jugar y crear sus propios proyectos, cometiendo sus errores y aprendiendo de ellos sin presión. 

Sin que sirviera de precedente y también para recuperar un poco el aliento, hice un alto en el camino frente a ellos. Sus bicis completamente descoloradas se agolpaban al inicio de un pequeño sendero que conducía a un espacio perfecto a la orilla del río. Hasta a mi me hubiera gustado descubrir ese pequeño rincón, rodeado de vegetación y árboles fuertes que en verano posiblemente harían que se resguardasen del sol. Ahora en invierno, el cometido de ellos era otro. En tan solo unos instantes y con la agudeza y destreza de un artesano desplegaron un columpio que posiblemente ellos mismos habían diseñado en otra ocasión. Cuerdas y un tablón de madera. No necesitaron nada más para dar rienda suelta a su imaginación y convertir ese espacio del parque a la ribera del río, en su propio escondite.

Algo tan natural, tan de siempre, tan sencillo; en ese preciso instante me sorprendió. Y no se si fue realmente por ver niños jugando, riendo y disfrutando lejos de sus videoconsolas o porque alguien, sus padres imagino, habían confiado en ellos mismos. En una educación basada en la libertad y la confianza. Una educación que probablemente ellos mismos hubieran recibido. Jugando en la calle libremente.

No pude por menos que quedarme alrededor a hacer mis estiramientos. En ese momento ellos, on un simple gesto, me habían inspirado y absorbido mi atención. Del mismo modo que me di cuenta que correr o por lo menos intentarlo, me estaba aportando muchas más cosas que beneficios físicos. La inspiración puede estar en mil lugares y se puede encontrar en cualquier instante. Incluso cuando tu respiración y tu cuerpo te indican que no puedes más. Ahí en ese instante es donde creer en uno mismo funciona. Donde esos niños decidieron soltar sus bicis y construir su espacio donde yo me di cuenta que volver a los orígenes de vez en cuando, hace que los niños crezcan con una gran sonrisa. Reportándole a uno mismo felicidad. Feliz semana.

Step by Step

Si miedo al futuro

Publicada en

“No se lo podía creer, por un momento hasta lo dudó. Tuvo que pestañear dos veces y mirar a Roberto para certificar y corroborar lo que había hecho. Era real y lo había conseguido. Ese martes cualquiera, un día de la semana al que sin ser por ese motivo, no le hubiera prestado ni la más mínima atención. Y ahora marcaría en verde en su calendario con millones de círculos alrededor. A las once de la mañana de ese fabuloso martes 25 de enero, lo había conseguido. Había dado su primer paso. Un paso hacia su nueva vida o el paso de la esperanza que es como lo llaman en la Clínica Europa.

Enhorabuena Juan – le coreaba Roberto-. Sabíamos que tarde o temprano llegaría, bien hecho – le alentaban sus compañeros-. Qué sensación tan increíblemente -pensó-. Ni en mis mejores sueños había imaginado que tan solo ocho meses después de su caótico accidente de tráfico, estuviera a punto de hacer realidad el objetivo que se propuso al enterarse que casi a un 80% de probabilidades no podría volver a caminar. 

Ahora ya ninguno de sos momentos de bajón que a veces inconscientemente recordaba, importaba. Nada de todo aquel calvario que pasó hasta que comprendió que lo único que debía hacer era dejar de lamentarse y dar gracias, servía. Ahora toda esa ira y frustración que había tornado a trabajo y constancia, le otorgó alivio. En ese preciso instante en el que dio su primer paso; no pudo por menos que romper a llorar como un niño pequeño. Con la inocencia y la satisfacción de saber que ese pequeño gesto le traía kilos y kilos de esperanza. Qué maravillosa que es la vida cuando sientes que te devuelve tus granitos de arena. Cuando valora el esfuerzo realizado y te premia con algo así.

Tras ese gran logro, Roberto, el fisioterapeuta al cargo de la sala dio la sesión de Juan por terminada. Tenían mucho que celebrar. Había que preservar esa inercia positiva y valorar cada pequeño detalle. Los últimos seis meses, Juan, se los había pasado prácticamente de la mano de Roberto. Una persona hasta el momento desconocida y que el destino incluyó en su camino para darle un poco más de vidilla. Roberto y Juan se habían convertido en uña y carne. Casi de la misma edad – ambos rondaban los 30-, criados en el Barrio del Pilar y con la clara idea de que pese a ser de Madrid era el escudo del Barça el que llevaban por bandera. 

En cuanto a Roberto le asignaron el caso de Juan se volcó de lleno con él. Quizá el ser tan parecidos hacía que se sintiera enormemente identificado. El objetivo de volver a caminar se convirtió en una meta para ambos y diseñaron un calendario exigente para demostrar al mundo que se puede andar aunque el 80% siempre ronde por su mente.

Tozudo, tozudo, tozudo y tozudo. Eres un tozudo Juan – le repetía Roberto una y otra vez cuando se sentía incapaz de hacer algo-. No había margen para la autocompasión. El tirar la toalla no entraba dentro del estilo de vida del fisio que en cuanto vio la vulnerabilidad de su paciente; comprendió que saber escuchar y ser indulgente de vez en cuanto también serían buenas herramientas para potenciar la terapia. Ambos aprendían día a día el uno del otro. y aunque las risas tardaron en llegar, su pasón por el futbol y el carácter positivo hicieron que el trabajo diario no fuera tan duro. 

Así fueron pasando los meses, marcando en el calendario con rotuladores de colores los pequeños avances que iban consiguiendo y celebrándolos siempre que se podía en el Pub. A ambos les encantaba la cerveza de modo que porqué negarse dicho placer de vez en cuando. Juan siempre las pedía 0,0%. No dejaba nunca de sentirse culpable. Fue el alcohol quien le llevó a vivir en una silla de ruedas y eso jamás será capaz de perdonárselo. – Fortuna que por lo menos iba solo esa noche en el coche- Claudia, su novia, se había quedado en casa porque le dolía la cabeza prefiriendo así eludir la responsabilidad de ir a cenar a casa de sus suegros con toda su familia política haciendo preguntas de porqué con la edad que tenían no se casaban y se ponían a tener decenas de hijos. – Fíjate como cambian las cosas – pensó Juan al rememorar ese recuerdo- No soy capaz de cuidarme a mi mismo como para cargar a Claudia con más responsabilidad-.  Ella, que tampoco se había despegado de su lado ni un momento desde que se enteró aterrada del accidente. Ella, que hace que sus días tengan 30 horas para poder estar a todo. Ella. 

Esa tarde Juan, Claudia y Roberto brindaron por ese primer paso lleno de esperanza. Ese paso que a Juan tanto le había costado lograr hace tan solo unas horas. Rieron, lloraron, se abrazaron y allí mismo en el Pub rodeados de decenas de personas se prometieron seguir viviendo la vida valorando los detalles que hacen que sigas aferrándote a ella. Día a día, avance tras avance y como no paso tras paso. 

Esa noche fueron felices. Pese a su situación brindaron y sacaron el lado positivo de las cosas y por supuesto volvieron a casa en Taxi. La lección ya estaba más que aprendida”.

 

Aprovechemos todo lo que tenga que venir, la vida no es tan corta…pero pasa muy rápido. Feliz semana. 

Lifestyle

Un paseo entre las nubes

Publicada en

Siempre me ha llamado mucho la atención como es posible que el sol parezca tan cercano y brille con tal intensidad cuando vuelas por encima de las nubes. ¡Me encanta! Me transporta a una eterna sensación de tranquilidad, de calma donde el avión se postula como el único medio para llegar donde tienes previsto. 

Flotar sobre un mar de algodón; blanco, impoluto que hace que en ese momento nada de lo que está debajo pueda llegara importar. Pocos instantes en la vida me hacen sentir así. Completamente serena. Dejándome llevar, imaginando como es posible flotar en ese espacio y poder disfrutar de ese sol tan pleno mientras te encuentras sobre un mar de nubes. 

Una sensación efímera, casi catatónica ya que debajo de toda esa espesa masa blanca el mundo cambia. El sol desaparece y mientras el avión baja y atraviesa esas nubes te das cuenta que ese instante ha expirado. Que bajo ellas la lluvia se desliza sin mesura y me da la bienvenida a un país donde me resguardaré las próximas semanas. 

Volando por encima de las nubes y aterrizando de nuevo en tierra firme. Una espesa capa blanca que hace que sea y experimente un cambio tan bello como curioso. 

Me encanta porque en el fondo incluso me parece como una metáfora a la vida. De como todo tiene su Yin y su Yang. Como en cuestión de segundos podemos vivir cambios de igual modo que el sol se transforma en tempestad y como la lluvia trae siempre un arcoíris para mejorarlo todo. 

Hablamos de ciclos. Momentos de los que debemos sacar la parte positiva y ser pacientes cuando no seamos capaces de hacerlo. Porque el sol siempre brilla fuerte e intenso por encima de las nubes. 

Ahora en Derby, el sol vuelve a visitarme. En un mismo día puede llover, nevar e incluso brillar el sol con fuerza. De modo que hagamos como la vida, disfrutemos del sol, bailemos bajo la lluvia y caminemos con fuerza sobre el suelo helado. ¡Feliz semana! 

Lifestyle

Retomando caminos, rompiendo fronteras

Publicada en

Ya se han pasado los Reyes. Las navidades se dan por finalizadas con el paso de los Tres Magos de Oriente que dejaron caer toda su bondad por la capital de la Ribera la noche del sábado. Se da por terminado también el plazo para comer lo que te de la gana; abusar de los dulces, beber un poquito de más y justificar todos aquellos excesos con los que nos hayamos topado. La señal de Stop vuelve a nuestras vidas para poner un poco de orden y recuperar una rutina que jamás creímos echar de menos. 

Sinceramente os confieso. Navidad británica y navidad española, es demasiado para el body. Y las ganas de volver a la normalidad han inundado mi cuerpo este martes 8 de enero para quedarse. Ganas de focalizar, de poner orden a los objetivos y de no dar más margen a los propósitos en los que me embarqué la noche de año nuevo. 

Extrañamente parece que el ser humano necesita nuevos puntos de partida para orientar su futuro, para que nos sintamos más motivados de cara a ejecutar cambios o programar nuestra vida. En mi caso el año nuevo es clave, pero también el paso del verano con la llegada de septiembre hace que me ponga mucho las pilas. Ya os comenté en el post de la semana pasada que este 2019 me iba a centrar en seguir siendo valiente y enfrentar todo lo que la vida me tenga destinado con la mejor de la sonrisas siempre que se pueda y con la mayor de las esperanzas las veces que venga un poco más torcida. No es fácil, pero funciona. Siendo valiente y viviendo tu vida, los objetivos se van cumpliendo poco a poco. 

En unos días marcho de nuevo a rematar mi experiencia británica, a seguir sacando de Inglaterra su mejor versión y a explotar al máximo todo lo que he ido construyendo en Derby desde hace casi un año cuando cogí mi maleta y me embarqué en una aventura voraz. En un sueño que por valentía convertí en realidad. Posiblemente gracias a May y a todos los que en su día votaron desde a mi parecer, la ignorancia, un dividido Sí al Brexit, el futuro en este país se tilda un poco incierto. Sin embargo vivir algo así en primera línea puede que también me aporte toda la información para decidir y ver los puntos de vista de una ciudadanía que está dispuesta a abandonar la Unión Europea con o sin acuerdo. 

Días, meses, años…quién sabe el tiempo que me resta en el país del té, la puntualidad y los pubs. Hasta el más mínimo detalle hace que en un segundo la rueda del destino cambie de sentido, de modo que abogo por el no pensar más allá de nuestros límites. Todo lo que no podemos manejar o no está bajo nuestro control, es mejor no contar con ello ni intentar planificarlo. Los golpes del destino giran la vida de cada uno cuando menos lo esperamos. Solo deseo que para tod@s vosotr@s, este 2019 venga cargado de buenos golpes de fortuna que hagan de vuestro día a día un camino feliz hasta vuestros objetivos y metas. Suena a sueño, sé que la vida no es así de justa y mucho menos dulce. Pero un poquito de esperanza en los días que corren siempre sienta y viene muy bien. 

Energía, vitalidad y valentía para que seamos capaces de ver y sacar de cada día, un granito bueno. Ese granito que sumados los otros 364 que saquemos durante el resto del año, haga una montaña de la que podamos estar orgullosos cuando hagamos el balance del recién estrenado 2019.  

Aprovecho también para agradeceros a tod@s l@s que me seguís semana tras semana, martes tras martes; vuestra fidelidad. Una parte muy bonita de mi va con cada texto y eso es gracias a que cuento con tod@s vosotr@s al otro lado. ¡Mil gracias! ¡Feliz semana!

Lifestyle

2019: Por un año sin excusas

Publicada en

¡Feliz año nuevo! 

Esta semana el té de las cinco no falla. Tras unos días de parón por navidades, que a todos nos viene muy bien siempre un espacio de desconexión. Vuelvo con toda la fuerza del año nuevo para compartir con vosotr@s un ratito que espero os transmita toda la fuerza y el optimismo que tengo preparado para este recién estrenado año 2019

Llevamos varios días moviéndonos al ritmo de comidas navideñas, reuniones familiares, encuentros con viejos amigos y sobre todo, acercándose el fin de año, multitud de buenos propósitos que se nos pasan por la mente. Objetivos y metas que nos imponemos año tras año. No se si es vuestro caso, pero la mayoría de ellos acaban cayendo en saco roto. Porque nos inflamos a imaginar a soñar y a especular con unos propósitos o muy difíciles de conseguir o en grandes cantidades. 

Hace ya algunos años me di cuenta que cada 31 de diciembre venía pidiéndome a mi misma y al año nuevo con los brindis y las uvas; una y otra vez los mismos propósitos que claramente demostraban que si seguían siendo los mismos que los del año anterior es que algo no había hecho bien. Cansada de repetir objetivos como hacer más deporte, mejorar los idiomas, conseguir un trabajo o como no…salud. Cansada de todo ello; el año pasado me prometí a mi misma solo una cosa. Ser más valiente

Le pedí al 2018 creer más en mi. Mirarle a la vida sin recelo y apostar en todo momento por lo que a mi misma me parecía la mejor opción. En definitiva, ser más valiente. Ahora, un año más tarde y habiéndole pedido al 2018 fuerza y coraje; puedo decir muy orgullosa y compartir con vosotr@s que estoy más que satisfecha con lo que este pasado año he conseguido. Miro un poquito para atrás y veo mi objetivo cumplido y además gracias a él, muchos de los anteriores propósitos los he ido completando casi por inercia. Por la fuerza que te da la vida cuando te atreves a mirarla a los ojos y retarla porque quieres algo mejor. Porque no te conformas. Porque cuando apuestas por ti mismo solo tú eres el culpable de que tus objetivos se cumplan o falles. Sin intermediarios, sin excusas.

De modo que a este 2019 también le he pedido una sola cosa que es salud, que sin eso no hacemos nada. Y me he propuesto a mi misma seguir por el camino de la creatividad, de vivir cada día con los ojos muy abiertos, con cientos de orejas para captar todo a mi alrededor y con un saco de energía positiva para seguir disfrutando de la vida y de todo lo bueno que nos ofrece, aunque a veces no lo veamos. 

Un deseo, salud y un propósito por año. Así me muevo por estas fechas y parece que me va funcionando mucho mejor que cuando me dedicaba a desear y soñar con tanto. Yo ya tengo mi propósito de año nuevo escrito en un papel y guardado para en 2020 ver si lo he cumplido. ¿Y tú? ¿Ya le has pedido algo al 2019? 

Fija tu meta y se valiente. Por un año sin excusas. #Feliz2019 #Felizañonuevo #Mitedelascinco

Lifestyle

Machismo y sinrazón

Publicada en

Tengo que ser sincera y confesaros que para hoy tenía otro texto preparado más acorde con las fechas, los propósitos y la vuelta a casa. En definitiva es navidad y parece que a la gente nos gusta menos escuchar y digerir malas noticias. 

Sin embargo no he podido evitarlo y la sangre me corre más y más fuerte cada día que no se invierte en este país en educación y no se reforman las leyes. Y por ello más y más mujeres que deben vivir libres y seguras no vuelven a casa por navidad.

La actualidad apremia y me queman las tecla cada vez que intento mostrar el sentimiento de repulsión y enfado que me producen estas noticias donde mujeres como yo, como tú, como la amiga que tienes al lado o con la que compartes oficina; estamos expuestas.

Estoy cansada del “No es no”; porque eso ya lo saben y les sigue dando igual. De nada sirven las millones de campañas que extendemos por redes sociales si no somos conscientes de la verdadera gravedad del problema. De una educación que no se fomenta en las aulas, que pasa de largo en muchas familias y que las leyes lejos de apoyar y dar ejemplo, miran hacia otro lado. La violencia de género y machista, por desgracia, es pura actualidad y si no se actúa de forma firme y objetiva desde la perspectiva más activa del gobierno, todo seguirá igual. 

Con hombres que se creen dueños, mujeres sometidas, sin autoestima ni confianza y chicas que vuelven a casa entre el miedo y la indignación. Porque todo esto al final hace que cada vez seamos menos libres. Que nuestras decisiones se vean afectadas por estas barbaridades y que cada vez nos mostremos más y más desconfiadas. 

¿En qué momento hemos empezado a dar pasitos para atrás en este terreno? Porque lejos de mirar al futuro, a una igualdad más que necesaria y a respirar libertad, parece que todo ello cae en saco roto cada vez que los telediarios anuncian una nueva víctima.

Una persona que muchas veces se limitó a pasar por ahí. Que el destino, que no contaba con estos degenerados, hizo que se cruzara en el momento más inoportuno. Y que su vida quedase al amparo de una persona frustrada, desequilibrada y que no ha sabido adaptarse. Tu vida en sus manos, tu vida pendiente en un abrir y cerrar de ojos. Gente cobarde, sin escrúpulos y sin razón que deciden que no importas. 

Por suerte en el terreno de la mujer cada vez estamos más conciencias, más unidas y muchos hombres que creen en los valores y la igualdad se suman a ellos. Sin embargo todo parece venirse abajo cada vez que un nuevo asesinato, una nueva violación o una sentencia se comete. 

Señor@s que cobran verdaderas millonadas por crear y modificar leyes. Señor@s que trabajan para ejecutarlas…dediquen su tiempo en comprender y valorar una situación actual insostenible. No fomenten su desarrollo y no amparen al culpable. Jamás una víctima es culpable. Mientras eso se siga poniendo en duda nuestros pasos seguirán yendo en dirección contraria.

Somos fuertes, somos únicas y somos valientes. ¡Solo nos falta vivir en libertad! ¡Justicia y educación! 

 

Lifestyle

Navidad 2.0

Publicada en

Casi en un abrir y cerrar de ojos nos hemos plantado en navidad. Los días amanecen cubiertos, el viento nos recuerda que ya es diciembre y las calles huelen a canela y limón. Inglaterra celebra la navidad por todo lo alto. De un día para otro las ciudades aparecen decoradas, abarrotadas de millones de luces de color y mercadillos tradicionales que hacen que se vivan estas fechas de manera más especial. Volviendo a las raíces, uniendo culturas y dejando atrás los malos momentos que se hayan arrastrado durante el año. 

En mi caso os puedo contar que este 2018 estoy celebrando una navidad doble. La previa británica rodeada de la gente que se ha convertido casi en familia de este lado del mundo. Con la que he intercambiado regalos, sonrisas y sueños. Los cumplidos y los que seguimos peleando por conseguir. Gente que jamás imaginé conocer y mucho menos encontrar similitudes y gustos en común. Gente que te abre la mente y con la que aprendo cada día de la mejor manera posible.

Sin embargo qué puedo decir, que a un día de coger un avión que me lleve de vuelta a casa, la emoción sigue guiando mi camino. Haciendo que todo sea mucho más sencillo y que cada experiencia y segundo cuente. 

Hoy, sentada tranquilamente escribiendo el post miro con impaciencia el reloj. Ese que hace que cada minuto que pasa me acerque más a toda esa gente que siempre ha formado parte de mi vida y que tantas ganas tengo de sentir. Que tanto quiero y que la distancia además hace que el sentimiento se multiplique. 

Amigos, familia, amigas que son familia; gente con la que compartir mi segunda parte de la navidad. La que marca tradiciones de cenas familiares y sentimiento de inmensa ilusión. Donde la mirada luce un brillo especial y donde las responsabilidades se reducen por unos días. Porque no hay nada mejor que estar orgullosos de la gente que te rodea, de necesitar compartir tiempo con ellos y de la persona en la que te has convertido. Que con 31 años,  echo la vista atrás y me doy cuenta que vivo estas fechas igual que recuerdo haberlo hecho toda mi vida. 

Hoy cuando el sol decida esconderse entre millones de nubes y el atardecer vaya marcando el final del día; piensa que ya no queda nada para vernos. Porque en mi caso se lo dedico a mi familia y amigos, pero estoy segura que todos vosotros tenéis esa persona lejos que en cuestión de días volveréis a ver y que tantas ganas tenéis de abrazar, de sentir cerca. 

Cada uno habrá leído este texto acordándose de quien más quiere y tanto añora. Muchos somos los que sacrificamos cosas por vivir el sueño que queremos cumplir, por seguir nuestro instinto. Pero todo se hace mucho más sencillo sabiendo que tenemos gente como tú esperándonos al otro lado. A la que no le importa la distancia, sino la felicidad y los sueños de quien decide tener a su lado. 

Miro de nuevo al reloj y sigue restando minutos….tic tac, tic tac…¡Feliz Navidad! 

“You’ll always be by my side” Merry Xmas