Lifestyle

Latidos

Publicada en

“En ese mismo instante se percató que cada uno de sus latidos le acercaba más y más a su despedida. Lo sentía cerca, tan cerca como se puede esperar después de más de dos meses sin verse.

-Pum, pum. Pum, pum. Pum, pum- Uno a uno esos latidos le recordaban los segundos que debía restarle al reloj para estar a su lado. Qué caprichosa se presenta la vida; cercana y sencilla donde un gesto como el pálpito del corazón se torna en tu contra cuando la mente se mantiene alerta. 

Ahí, tumbada en su regazo donde se sentía tremendamente protegida, sabía que ese instante moriría en pocas horas. Que una vez más, al filo del amanecer, debía volver a su realidad. A esa vida que con tanto esfuerzo y perseverancia había logrado y que ahora tampoco le convencía. Estaban tremendamente lejos.  (más…)

Lifestyle

Londres: Sueños bajo miles de bombillas de colores

Publicada en

Uno de sus sueños estaba tan solo a una hora y media de tren. Eran las nueve de la mañana, no recordaba un cielo tan gris desde hacía mucho tiempo. Todo apuntaba a tormenta, pero ella ya iba metalizada. Ropa de abrigo, lluvia, paraguas… pasar un día en Londres se puede hacer muy largo si no vas bien preparado.

El viento rozaba sus mejillas sonrojadas mientras esperaba en el andén. Sin embargo unos cuantos besos robados a su pareja hacían que la espera fuese más amena. Los trenes en Inglaterra raramente se retrasan y esa mañana de sábado el expreso también llegó puntual y especialmente lleno de gente. Viajar en “Off Peak” tiene sus riesgos y no les quedó más remedio que acomodar sus cuerpos entre vagón y vagón sentados ante la misma puerta de salida y entrada a la calle. El viaje y las ganas de cumplir un sueño que la llenaba de ilusión no desaparecería por esa anécdota. Tenía claro que en pocos minutos pisaría la estación de Saint Pancras y Londres brillaría completamente para ella. 

Habían sido unos meses un poco complicados. Llenos de tiempo dedicado al estudio y el trabajo. De modo que desde que compró los billetes de tren, día a día se aferraba en completar esa ilusión que desde niña ocupaba parte de sus sueños. Siempre le habían gustado las ciudades, especialmente de noche. Quizá por eso de sentirse completamente anónimo, increíblemente libre y como una pequeña hormiga que intenta exprimir todo su potencial. 

Al compás del tren miraba con cierta tranquilidad el reloj. Cada minuto que pasaba le permitía acariciar más de cerca su sueño. Una pequeña sonrisa intercambiada con una pasajera y una leve caricia de su pareja reforzaban su pensamiento positivo. Sabía que era su día. Sabía que a mucha gente le parecía un sueño de locos, una auténtica bobería. Pero para ella, vivir, disfrutar y sonreír bajo las luces de navidad que Londres ponía a su disposición, le hacía sacar su parte más infantil. Esa niña que llevaba dentro y que hacía que su corazón latiese un poco más fuerte. 

El silbato sonó y cinco minutos antes de lo previsto el tren llegó a su destino. No había tiempo que perder. Ella había estado preparando y buscando los mejores rincones navideños que ocultaba la cuidad. No quería perderse nada, pero tampoco ser en la planificación total que seguramente no le haría disfrutar del camino. Llenar su cuerpo y su mente de inspiración y experiencias era lo que necesitaba e iba buscando. ¡Londres en navidad! ¿Puede haber algo más bonito?

Desde que puso su pie en la ciudad el corazón le dio un vuelco. Caminar y perderse entre sus calles, trastear por un barrio financiero inquietantemente vacío, pasar por la pista de hielo bajo la muralla de la Torre de Londres y cruzar el Támesis por uno de sus puentes más emblemáticos. Por la orilla del río pasaron y se perdieron durante horas entre mercadillos navideños y turistas. El sonido del cauce del río les mantenía alerta. Tan solo unos centímetros lo separaban de sus pies. 

Anochecía a cada paso y la cuidad comenzaba a lucir sus mejores galas. Según se iban acercando al centro el poder pasear de forma libre y tranquila se iba complicando. Se dieron cuenta después de atravesar los alrededores de Buckingham Palace, perderse entre sus parque y jugar con las hojas secas que el fervor de gran urbe estaba a solo unos metros. Al parecer no eran los únicos que habían pensado en pasar el día allí. 

El poder de la pre-navidad, las compras y el querer sacar las mejores instantáneas obstaculizaban su camino. La ciudad lucía inmensa, revuelta, preciosa, brillante y como un cuento de fantasía. Pero el sentirte como una aguja en un pajar, tan insignificante, hacía que el sueño se desvirtuase en cierta medida. Aun así sacaron y exprimieron cada calle, lucharon por no perderse el uno del otro ante tanta marabunta de gente y de la mano consiguieron que ella disfrutara de su cuento navideño bajo miles de bombillas de color. 

Porque solo hay una cosa mejor que cumplir sueños; que es cumplirlos habiendo previamente peleado por ellos. No hay sueños ridículos, ni sueños pequeños. Cada uno se ilusiona con lo que quiere y ese día ella consiguió sonreír sin límites, ilusionarse como una niña y marcar en su lista de deseos su objetivo como cumplido.

¡Feliz semana!

Lifestyle

Relato: Vivir sin rastro

Publicada en

“En menos de un instante, lo que tardó en parpadear, el cielo se terció grisáceo. Satinado de pequeñas y esponjosas nubes que no dejaban pasar ni un rayo de sol. Así de repente, como el sol se esconde entre las nubes, como las nubes camuflan el sol, la vida le cambió en tan solo un segundo. Ya nada sería lo mismo. Todo por lo que había luchado, peleado y sacrificado tantas cosas se había calmado como el suave aleteo de su pájaro favorito.

Recordaba haber visto gaviotas por última vez en su viaje al sur de Portugal, hacía ya más de nueve años. Le parecieron irreales, salvajes y en sí mismas se vio reflejado. Intentando sobrevivir día a día. Creciendo y apostando porque había vida más allá de los convencionalismos que le habían enseñado a fuerza de castigo en el orfanato del norte de Francia donde vivió desde los ocho años.  (más…)

Step by Step

Remembrance Day: El poder del pasado

Publicada en

Vivir en Inglaterra e intentar vivir ajeno al día 11 de noviembre es misión imposible. Esta fecha o más conocida como el día de los caídos se atesora como oro en paño y es parte vital de la cultura británica y del corazón de todos sus habitantes.

Ayer todos los periódicos lucieron orgullosos las fotos de todos los eventos que se organizan y desarrollan por todo el país alrededor de este día. Abrieron sus informativos, cambiaron su tono tornándolo solemne y emotivo y coronaron con el Poppy (amapola) sus pechos. Grandes y pequeños para hablar de memoria histórica no importa qué edad tengas porque Gran Bretaña se encargará de que lo sepas. 

Además este año los actos y el sentimiento que narran los británicos es todavía mayor ya que se conmemoran 100 años desde el final de la I Guerra Mundial. El 11 de noviembre de 1918 Alemania firma el armisticio que permite poner fin a más de cuatro años de barbarie y sufrimiento. 

Leí en un periódico que solo en lo que a armada británica se refiere cayeron en el frente más de nueve millones de soldados, eso sin contar los innumerables heridos que también vieron truncadas sus vidas. Ellos y sus familias. 

Sin embargo, la perspectiva con la que se recuerda y se celebra este día es desde el marco del orgullo, la confianza y el apoyo a todos aquellos que pusieron sus vidas al servicio de su nación sin preguntarse ni siquiera el motivo. El sentimiento de respeto y admiración que hoy, 100 años después, siguen mostrando sus compatriotas hace que a cualquiera se le pongan los pelos de punta viendo y viviendo cualquiera de los eventos que organizan por todos los países de la Commonwealth.

Y no es precisamente que estén orgullosos de su pasado o que se muestren agradecidos por capitanear La Gran Guerra, sino porque todo esto hizo que se perdiera el valor del individuo, que todo el mundo apoyase en beneficio de un bien común y sobre todo y que es a donde quiero llegar; que hoy en día la población sea consciente del pasado, de esos errores que se cometieron y lograr aprender de ellos para así no volver a repetirlos. Porque hay veces que viviendo en el mundo capitaneado por la globalización nos olvidamos de nuestro pasado, seamos de donde seamos, y perdemos la perspectiva de todo lo que se pierde cada vez que la guerra asola una nación.

Habrá gente que se muestre a favor o en contra y aquí ahora con todo el tema del Brexit el ambiente todavía está mucho más caldeado igual que la diversidad de opiniones. Pero si algo tengo claro es que Europa como unión, nos trajo paz. Logró poner en armonía y manejar el ego de países que a lo largo de su historia han estado enfrentados, logrando que vivamos bajo un marco de seguridad que no valoramos lo suficiente. No contentos con eso vamos pasito a pasito caminando para atrás, deshaciendo lo que nos hace libres, lo que nos hace fuertes y competentes. No se qué historia se le ha metido ahora a muchos políticos y ciudadanos de a pie en la cabeza con todo el tema de los independentismos y separatismos. Con brillar por encima de los demás a toda costa. Pero desde aquí, viendo desde dentro como un país próspero se descompone entre opiniones, abogo por la unión y el respeto.

Trabajar en equipo hace que todos aprendamos y nos beneficiemos del que tenemos al lado. Aprendamos de los errores del pasado, ya vimos los resultados. De nada sirve volver a cometerlos. ¡Feliz semana! 

 

Lifestyle

Inteligencia emocional: Compréndete a ti mismo

Publicada en

“Suena el despertador. Un día más. El número siete palpita en rojo al son del estridente sonido de la alarma que te recuerda que no hay tiempo que perder. Tu día acaba de empezar. Con recelo abres las cortinas, la niebla invade las calles y eso no ayuda. – Hoy hace un frío de esos que se te cuelan en el cuerpo y no hay forma de deshacerse de ello en todo el día – piensas. Para intentar ponerlo remedio y espabilar tu cerebro te diriges hacia la ducha. Abres los grifos casi por inercia, enjabonas tu cuerpo dejándote llevar por esa sensación de rutina… de hacerlo cada mañana… una y otra vez… sin que nada se altere, donde todo sigue su ritmo.

Y ahí en ese momento con la cabeza bajo el agua intentando no pensar demasiado, es cuando una frase se apodera de tu instante, de tu razón y de esos cinco minutos bajo la ducha que cada mañana hacen que tus pensamientos se alejen. Pero sin más remedio, como una tormenta, llegan esas palabras a tu mente y resuenan – Estoy de bajón, no se por qué, pero no tengo ganas de hacer nada-. Y por unos segundos te recreas en cada sílaba haciendo que la frase que intentas frenar, poco a poco vaya cogiendo más fuerza, vaya resonando más en tu cabeza y se convierta así en tu eslogan para afrontar el día”. (más…)

Lifestyle

La telaraña de Halloween

Publicada en

En las últimas semanas hemos cambiado rayos de sol que nos reflejaban en la cara por el sonido del crujir de las alfombras de hojas que decoran nuestras calles. El otoño con gracia invernal se ha instalado y los tonos ocres, rojizos y marrones intensos nos recuerdan cada día lo especial de esta estación. Este año además de todo esto, yo cuento con un aliciente más, o así lo veo. Vivir la fiesta de Halloween al más puro estilo anglosajón es algo que me apetece mucho descubrir y ver hasta donde pueden llegar estos británicos. Si prefieren dar rienda suelta a su imaginación o ceñirse al guión de máscaras, calabazas y esqueletos que año tras año va ganando más adeptos entre otros países. La fiesta de Halloween se plantea como uno de los mejores reclamos para incentivar el comercio e ir sembrando ese gusanillo consumista de cara a las navidades. En virtud de cada uno está el decidir cómo disfrutarlo.  (más…)

Step by Step

Atados al Brexit

Publicada en

Hace ya varios post que no publico nada en relación a la experiencia británica o la idea con la que arranqué este proyecto. La versatilidad de estas publicaciones me ha permitido ser creativa y contaros lo que cada semana me inspira ya sean post habituales, nuevos formatos o relatos. Ahora bien, en las últimas semanas he vivido algún caso con respecto a residir en Inglaterra que me ha hecho valorar varias ideas sobre nuestra sociedad, la que todos componemos independientemente de donde seamos.

Gracias a vivir en Inglaterra estoy teniendo la oportunidad de conocer a gente de todo el mundo y cuando digo de todo el mundo es así, cualquier continente. Salir de tu rutina y de tu vida controlada hace que todo sea magia. Ya viví una experiencia similar hace años, muchos ya, cuando pasé un año en Sicilia estudiando, sin embargo no es comparable. La perspectiva de los años hace que mires y valores todo de forma diferente, seguro que a vosotr@s también os pasa. Presumimos saberlo todo a los 20 años y la verdad es que a esa edad no sabemos ni por donde tirar. 

(más…)

Lifestyle

El grito del alma

Publicada en

Hace algún tiempo escuché a un dependiente de una tienda decir que “no hay nada más bonito que contar historias”. Resulta que me lo estaba diciendo a mi, en un Madrid infinito me quedé pasmada por escuchar esa frase dentro de un comercio, me giré y directamente me lo repitió. Por lo visto vio en mis ojos las ganas y la pasión por crear. Por compartir lo que me hace feliz y lo que creo que muchas veces luce como un texto o un relato bonito. Este espació que creé hace ya varios meses me está permitiendo la oportunidad de poner un poco más de realidad a mis sueños y gracias a vosotr@s los veo más cerca cada día. Además de eso también hace que la confianza en mi misma con respecto a este reto quede mucho más cimentada. Cada vez que escribo, que publico y que lo comparto, vuelo. Sonará ñoño, frágil o irreal, pero es así. Escribir al igual que leer me da alas. 

Y por ello hoy quiero compartir con vosotros, unos textos en un formato completamente diferente. De los post pasé a los relatos, de los relatos a algo que se podría definir o que  mejor dicho, defino, como Poesía narrada. No soy profesional, ni si quiera experta…contar versos y hacer rimas jamás se me ha dado bien. Pero en un impasse, salió esto de mi. Tinta y papel lo recopilaron. Son mis primeros “versos” que con algo de vergüenza comparto, pero también con ilusión. Con esas ganas de seguir mejorando y de explorar hasta donde puedo y podemos todos llegar si exprimimos nuestros sentidos.

Os dejo dos de ellos, espero con ansia las críticas 😀 ¡Feliz semana!

                                                                                                      

Lifestyle

Relato. Cruzar la mirada con el destino

Publicada en

-Esta vez por fin me toca ventanilla- suspiró con alivio. Era el sexto avión que cogía en tan solo dos meses y la simple ayuda de por fin poder sentarse donde le apetecía y ver bailar a las nubes le hacía sentirse un poquito más feliz. Incluso más libre.

Para María montarse en un avión no tenía secretos. Se había convertido en pura rutina. La maleta era su accesorio estrella y el pasaporte su mejor compañero. -Pasa controles, sonríe a la cámara, tarjeta de embarque y un nuevo destino- se repetía. Cada día igual que el anterior. Cada vuelo posiblemente similar al siguiente. Sin secretos, sin matices.

Lo que para muchas personas es toda una experiencia o en algunos casos incluso un mal trago; para ella se había convertido en su forma de vida. En su salida más práctica cuando la válvula de su vida decidía saltar por los aires. Cuando su cuerpo no soportaba más presión o su corazón le alentaba a salir corriendo. 

Se había propuesto a sí misma vivir la experiencia de su vida. Con los ahorros que había conseguido acumular en sus últimos años de trabajo como camarera en el bar de un amigo, decidió intentar creer en ella. Ver ese mundo que la gente le contaba al otro lado de la barra mientras disfrutaban de una cerveza o un cafe y juzgar por sí misma la grandeza de las cosas. Ver en lugar de soñar. Respirar en lugar de imaginar. En definitiva vivir. Pero vivir sin complicaciones. Hasta donde el dinero le llevase y el rumbo de la vida le dejase volar.

A sus 25 años había vivido muchas cosas que gente de su edad ni siquiera conocía o podía hacerse a la idea. Una infancia marcada por la desesperación y la necesidad. La falta de cariño y el desprecio. Palabras que al salir de su casa con 18 años decidió borrar completamente de su vocabulario. Aquel día, que abandonó todo lo que había sido en el lugar que la vio nacer, se prometios ser feliz y luchar para conseguir con poco o mucho su objetivo.

Ahora María viaja, vive, disfruta, conoce y vibra con cada lugar por el que se deja caer. Siempre fiel a su propósito, siempre atenta a su objetivo de ser feliz. Sin ataduras, sin nadie a quien rendir cuentas. Con sus ideas claras y pensamientos firmes. – O eso cree ella…- incido.

Un toque en la espalda la trajo de nuevo a su realidad. A ese avión donde por fin se sentaba en ventanilla. Retiró sus auriculares y con asombro cruzó la mirada con su destino. – Soy Carlos, parece que volaremos al lado- escuchó sin poder mediar palabra. 

Ese vuelo ya no sería uno más en su lista. Ni parecido al anterior ni similar al siguiente. Dos segundos bastaron para que María se diera cuenta de que nada en la vida se puede planear según nuestros objetivos. Lo podemos intentar y perseguir, pero sabiendo que siempre habrá sorpresas que nos hagan seguir improvisando.

Lara Franco

9 octubre 2018

#Felizmartes #Felizsemana #Mitedelascinco

 

Step by Step

Los caprichos de la memoria

Publicada en

Hoy me despierto bajo otro cielo, sigue siendo azul, pero de otra intensidad. Atrás ya quedaron los días de verano, las temperaturas a primera hora de la mañana nos lo recuerdan.  El precio por respirar el aire fresco del alba, ha subido. Se hace difícil aguantar más de un minuto con la cabeza sacada por la ventana. 

Mientras tanto los niños siguen su rutina, para ellos no hay frío o calor que les amedrenten. Los patios de los colegios vuelven a estar abarrotados y las risas, voces y carcajadas de los más pequeños inundan de nuevo las calles. ¡Bienvenida de nuevo a España! donde los niños corren, jalean y disfrutan como lo que son. ¡Ya estoy de nuevo unos días en casa!

  (más…)