Lifestyle

Calibrando tus sentidos

“De repente se dio cuenta que llevaba un buen rato sin pensar en nada. Hasta ese instante su cabeza había conseguido desconectar por completo. Una sensación que jamás había experimentado no por no intentarlo, sino porque nunca se había sentido fuerte para lograr dejar atrás los pensamientos y vaciar la mente.

¡Qué curioso! Se sentía cómplice del tiempo como si hubiera conseguido congelarlo y mover a su gusto las manecillas del reloj. 

Al compás, sus pies se hundían cada vez más y más en la arena. La orilla del mar le había transportado hasta ese rincón tan escondido de su mente donde nada importaba. Ese espacio donde todo vale y todo muere. Sin pensamientos, sin razón. Solo la soledad que muchas veces buscamos en el día a día y que tanto cuesta encontrar. Por fin había logrado acceder a su parte más auténtica.

El agua seguía enterrando sus pies. Las olas elevaban sus sentidos. Suave olor a salitre, brisa contenida y el sol que ilumina sus mejillas. Cada segundo la arena cubre más sus dedos, se sumergen más y más y con ellos vuelve a ese rinconcito de paz. A ese momento de meditación al que había llegado sin proponérselo. Justo cuando menos lo esperaba.

Y es que la vida al final funciona así. Puedes proponerte miles de veces intentar algo que si no es el momento oportuno en el que tu cuerpo y mente están en consonancia, no se va a producir. Cada cosa tiene su porqué, cada acción su momento y cada decisión que tomamos nos acerca o nos aleja más de nuestros sueños.

A lo lejos sigue oyendo el tic tac, vuelve a ese compás del tiempo. El aroma del verano, las suaves caricias de las olas. Con los pies totalmente enterrados. Fiel contacto tierra y agua que le sujetan. Le hacen sentir firme, fuerte. Le anclan al suelo para que jamás se olvide de ese instante en el que consiguió ser dueña de su propia cordura.

Ahí es donde colgó el cartel de cerrado por vacaciones. Ese momento que tanto merecía y que había deseado”

Hay veces que me siento baja de creatividad y esta semana he de confesar que me ha sucedido. Sin embargo intentando reponerme busqué apoyo en una amiga y fiel lectora. Le pedí que me contara qué le gustaría leer y sin pensárselo dos veces me respondió que algo alegre y sobre el mar, ya que significa mucho para ella. 

Sin quererlo acabé por ponerme manos a la obra y en estas líneas os he contado lo primero que se me ha venido a la mente con esas ideas. La magia de las vacaciones, el poder de la arena y el agua y lo maravilloso de desconectar y llegar a ti mismo sin proponértelo. Al fin y al cabo descubrir más de ti.

Gracias a este momento de baja creatividad al final he descubierto ese algo más de mi. Y que con dos palabras puedo desarrollar algo con lo que no contaba, una historia. Tu historia.

De modo que ahora me siento tentada y retada. Abro la veda a vuestras ideas, a vuestras palabras. Y si durante este periodo estival quieres que cree con ellas algo que no te esperas es TU MOMENTO. 

Déjame un comentario, escríbeme por email o por redes…como te sea más sencillo y déjate sorprender o sorprende con una historia personal y única. 

El tiempo vuela, pero no cierro por vacaciones.

Feliz verano y feliz relax a tod@s

 

Un comentario en “Calibrando tus sentidos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *