Lifestyle

Casi sin pensar, septiembre

Es temprano, el viento sopla intenso y se lleva las nubes a su paso. Trae esa brisa de humedad, de aroma a tierra mojada, a tormenta. Ese instante previo a que todo ese cielo azul que se ha tornado grisáceo en tan solo unos segundos, descargue con rabia las nubes que ha ido recogiendo en su camino. 

Casi sin darme cuenta he abierto la ventana. Cierro los ojos y comienzo a respirar. Las primeras gotas se deslizan por los cristales. Sutiles, discretas. Como si supieran que lo mejor de la tormenta está todavía por llegar. El viento juega con mi pelo, incluso me moja, pero no sé qué tiene que me atrapa, que hace que disfrute con la sensación de sentir ese vendaval estando resguardada. Teniendo controlado el tiempo que quiero sentirme ahí. 

Ese instante en el que me doy cuenta que ya es septiembre. Uno de mis meses favoritos del año. Un mes para esforzarse todavía más en los retos pendientes de conseguir. Un mes que siempre he asociado con nuevas oportunidades, metas u objetivos. Un mes que se presenta siempre discreto porque la gente intenta camuflarlo como un nuevo final de agosto y alargarlo tanto como sea posible.

Pero en mi caso no es así y no sé cuántos de vosotros ya teníais ganas de dar la bienvenida a septiembre. Ganas de que llegara ese empujoncito en la espalda que hace que creamos en los nuevos comienzos, en atreverse con cambios y en ir preparando ropita algo más abrigada. 

Porque como esa tormenta que llega y se va…son los meses del año que casi cuando queremos darnos cuenta el viento se los ha llevado. No dejemos que sea así y disfrutemos día a día este septiembre que si igual que para mi, para vosotros significa oportunidades, intentemos juntos hacer todo lo posible por vivirlas y disfrutarlas todas.

Feliz septiembre, feliz comienzo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *