Lifestyle

Cuando Meghan se cruzó con Harry

Érase una vez la historia de una mujer actual, independiente, fuerte y libre que decidió que para ella el amor estaba por encima de todos sus ideales. Por encima de su estilo de vida e incluso de sus sueños.

Desde su libertad optó por ser feliz cambiando de vida. Adaptándose a una completamente nueva que otros habían diseñado para ella. Lo único que pudo mantener fue el origen de todo ese cambio. El responsable que hizo que una mujer de éxito como Meghan Markle lo abandonara todo por amor. Como en los cuentos antiguos donde la princesa aparece vulnerable y ligada a su príncipe. Esos que ahora las mujeres estamos dando la vuelta porque no necesitamos a nadie para ser salvadas. Porque vivimos la vida que queremos y la que nosotras hemos construido.

Muchos son los artículos que leo sobre todo en prensa inglesa acerca de los privilegios de vivir una vida Real, al más puro estilo Lady. Sin embargo también son muchas las noticias que ven la luz sobre las ridículas prohibiciones que deben acatar las mujeres en la Corona Británica cuando pasan a formar parte de ella. Antiguas convicciones que más tienen que ver con la falta de libertad que con un protocolo racional y lógico.

La actual Duquesa de Sussex nada tiene que ver ya con la mujer que decidió ser en América. Decir adiós a su carrera profesional para dedicarse a su labor como integrante de la Familia Real Británica dudo mucho que haya sido tarea fácil. Ha tenido que acabar con todos sus perfiles en redes sociales, abandonar su Blog personal, dejar de hacerse selfies, no firmar autógrafos y olvidarse de jugar al Monopoli. A la Reina le parece un juego sin sentido. 

A partir de ahora lucirá uñas en colores neutros, lo mismo que sus labios. Vestirá faldas midi, tacones medios y aunque haga un calor infernal, no debes olvidarse las medias. Menos mal que la pobre mujer vive en Reino Unido. Tampoco puede cruzar las piernas, comer marisco, llegar a los sitios más tarde que la Reina o irse a dormir antes que ella. Su maleta siempre incluirá un conjunto de ropa de luto por lo que pueda pasar y menos mal que es amante de . Ahora ya solo deberá tener cuidado y beberlo siempre por el mismo lado de la taza. Jamás debe haber dos marcas de pintalabios, a la Reina le horroriza. 

Protocolo o falta de libertad. Reglas establecidas que una confesa feminista como Meghan ha decidido acatar. Bienvenida a tu vida de compromisos oficiales Duquesa. Bienvenida a una vida donde jamás podrás volver a votar, una vida donde de puertas para afuera poco contará tu opinión. Y donde un protocolo dañino y sin sentido, completamente descactualizado al momento que vivimos, marca tus días. 

Espero por su bien y por el de nuestra sociedad que todo esto no calle su voz interior. Que su figura como mujer de éxito e ideas claras siga palpitando en ella cada día. Y desde su posición privilegiada y de poder pueda dar un giro y cambiar estas antiguas historias de príncipes y princesas. 

Meghan, vive feliz y come perdices con tu Harry, te lo mereces. Pero no olvides quién realmente eres. Ni siquiera la Reina de Inglaterra debería poder borrar tu personalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *