Lifestyle

Cuestión de rutina

Qué fácil resulta coger una rutina de algo con lo que disfrutas, algo que realmente te gusta. En mi caso desde pequeña con las extra-escolares de deporte por equipos, tenis y demás, ya comencé a incluir el deporte en mi vida. Sin demasiado éxito tampoco ya que cuando eres pequeño de lo que se trata es de divertirte. De fomentar el creer en el grupo y dejar un poco más de lado la competitividad.

Según han ido pasando los años no me entran en una mano, o me atrevería a decir que en las dos, la cantidad de gimnasios en los que he estado apuntada. Qué común todo esto. Apuntarse para ir cinco o seis veces al mes. También influye que en toda mi vida me he mudado como unas diez veces, de modo que eso juega a mi favor. 

La sensación de sentirte estupendamente bien cuando vas y la pereza en muchas ocasiones cuando sabes que deberías ir. Todo puesto en una balanza hace que lo que en un principio creías que era un hobby, algo que haces por puro placer, para sentirte bien y disfrutar; muchas veces se convierta en una obligación tediosa por la cantidad de excusas que nos ponemos a diario. Sino es el tiempo, son las ganas. Sino es que tengo que hacer una cosa, me invento otra para no ir. Todo para engañarnos a nosotros mismos. Cosa que visto con perspectiva no tiene ningún sentido. Ya que cada uno somos dueños de nuestra propia vida, de todos los minutos y horas que pasan a diario por nuestro reloj. 

De modo que mejor será dejar de engañarnos y luchar contra nosotros mismos. Y decidir en cada instante y con plena conciencia en qué o en dónde queremos invertir nuestro tiempo libre. Lo que realmente hará que queramos ir cada día. Lo que realmente nos hace sentir bien.

En este texto he puesto el ejemplo del gimnasio porque es algo muy común en lo que much@s podéis sentiros también identificad@s. Y porque con esto no quiero decir que, si a simple vista algo nos cuesta o no se hace tan rutinario inmediatamente, tengamos que claudicar. Eso jamás, si nos reporta algo positivo, hay que seguir adelante. Muchas veces, dar un voto de confianza a aquello que nos supone un reto, hace que cuando lo logremos; la experiencia y el grado de satisfacción sea increíble. 

Por mi parte he conseguido incluir el deporte de nuevo en mi rutina. Algo que siempre ha estado ahí y que cada día hace que me sienta un poco mejor, que libere mi mente y mis sentidos, pese a que no sea un auténtico hobby. Y por otro lado, este 2019 he incluido también y esto sí lo catalogo como «puro placer», algo que potencia mi lado más creativo. Que consigue que mi mente, por un tiempo, se centre solo en ejecutar esta actividad. 

Algunos quizá ya habréis odio hablar de ello o visto fotos por las redes sociales, pero si no es así, os animo a que probéis la técnica del Bullet Journal. Crear una especie de diario desde cero siguiendo tus ideas, tu instinto y tu lado más creativo. Los límites los pones tú. 

Os dejo algunas fotos para ver si os entra el gusanillo… ¡Feliz semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *