Lifestyle

Dosifica y abre tus ojos

Llevo varios días bastante desconectada del mundo exterior y de todo el ruido de las redes sociales, Netflix, influencers, fake news y en general hasta del propio WhatsApp. Lo que viene siendo un apagón tecnológico. Bien es cierto que debo confesar que no ha sido de forma premeditada sino por la falta de datos y carencia de conexión Wifi

Lo que antes era una desconexión del mundo exterior se conocía; a esos momentos en los que necesitabas tiempo para ti. Para quedarte solo sin contacto con amigos y familia. Ahora es todo lo contrario, esa desconexión se traduce en el apagón de internet que precisamente lo que te permite es prestar más atención a quien está a tu alrededor. Qué curioso que precisamente sea eso. 

Ahora bien, nos hemos acostumbrado tanto a tener todo tan a mano con el móvil e Internet, que ni siquiera puedo recordar cómo hace años éramos capaces de quedar, llamarnos de fijo a fijo y hacer los trabajos del colegio mirando tomos y tomos de las enciclopedias que llenaban las estanterías de nuestras casas. Cómo mi generación ha pasado de eso a grabar trabajos en CD-ROM y después a exprimir el mundo CD y cómo ahora somos prácticamente incapaces de dejar a un lado el poder de Internet. Nos sentimos hasta desprotegidos por no poder consultar donde y cuando queramos lo que necesitamos. 

La importancia de la inmediatez es tan grande que nos hace sentir siempre resguardados. La información es poder y las nuevas tecnologías un universo de posibilidades que correctamente utilizada nos facilitan la vida a cada instante. 

Pero cuál es la clave para poder unir lo tradicional y lo moderno. El ser capaz de aprovecharte de todas esas facilidades sin dejar pasar las relaciones sociales y quedar abstraído por todo ese universo social media que nos vende una imagen de la vida de las personas que en la mayoría de los casos no corresponde con la realidad. Que nos hace imaginar un mundo que no es posible y está fuera de nuestras posibilidades y que en otros genera frustraciones en las personas por no poder aspirar o conseguir eso. 

Los Smarthphones son las mejores herramientas que la sociedad tiene en su mano a nivel masivo. Pero para quien no consigue abstraerse de todo ello y ver que no hay nada más real que lo que uno mismo vive día a día, pueden ser un arma de doble filo. Sobre todo entre los más pequeños, que cada vez tienen en su mano toda esa información a una edad muy temprana. Y hay que enseñarles con mucho cuidado y detenimiento un correcto uso de todas las posibilidades que se les presentan. Que son muchas y no en todos los casos adecuadas a su perfil.

Por mi parte sigo con este semi apagón tecnológico y dosificándome esas sesiones de internet, o por lo menos lo pretendo, veremos lo que duro. Y sobre todo las veces que día a día miramos de forma automática e inconsciente la pantalla; únicamente para chequear las notificaciones. Cosas que pueden esperar, pero que nos hemos acostumbrado a vigilar cada poco tiempo.

Me sumo a la campaña por un consumo responsable de las redes, sé que me costará porque a mi todo este mundillo me encanta. Pero todo es abstraerse un poquito para llegar a darnos cuenta que somos capaces y que tenemos mucha gente a nuestro alrededor que se merece conversaciones de calidad y toda nuestra atención. ¡A por ello! #FelizSemana 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *