Lifestyle

Machismo y sinrazón

Tengo que ser sincera y confesaros que para hoy tenía otro texto preparado más acorde con las fechas, los propósitos y la vuelta a casa. En definitiva es navidad y parece que a la gente nos gusta menos escuchar y digerir malas noticias. 

Sin embargo no he podido evitarlo y la sangre me corre más y más fuerte cada día que no se invierte en este país en educación y no se reforman las leyes. Y por ello más y más mujeres que deben vivir libres y seguras no vuelven a casa por navidad.

La actualidad apremia y me queman las tecla cada vez que intento mostrar el sentimiento de repulsión y enfado que me producen estas noticias donde mujeres como yo, como tú, como la amiga que tienes al lado o con la que compartes oficina; estamos expuestas.

Estoy cansada del «No es no»; porque eso ya lo saben y les sigue dando igual. De nada sirven las millones de campañas que extendemos por redes sociales si no somos conscientes de la verdadera gravedad del problema. De una educación que no se fomenta en las aulas, que pasa de largo en muchas familias y que las leyes lejos de apoyar y dar ejemplo, miran hacia otro lado. La violencia de género y machista, por desgracia, es pura actualidad y si no se actúa de forma firme y objetiva desde la perspectiva más activa del gobierno, todo seguirá igual. 

Con hombres que se creen dueños, mujeres sometidas, sin autoestima ni confianza y chicas que vuelven a casa entre el miedo y la indignación. Porque todo esto al final hace que cada vez seamos menos libres. Que nuestras decisiones se vean afectadas por estas barbaridades y que cada vez nos mostremos más y más desconfiadas. 

¿En qué momento hemos empezado a dar pasitos para atrás en este terreno? Porque lejos de mirar al futuro, a una igualdad más que necesaria y a respirar libertad, parece que todo ello cae en saco roto cada vez que los telediarios anuncian una nueva víctima.

Una persona que muchas veces se limitó a pasar por ahí. Que el destino, que no contaba con estos degenerados, hizo que se cruzara en el momento más inoportuno. Y que su vida quedase al amparo de una persona frustrada, desequilibrada y que no ha sabido adaptarse. Tu vida en sus manos, tu vida pendiente en un abrir y cerrar de ojos. Gente cobarde, sin escrúpulos y sin razón que deciden que no importas. 

Por suerte en el terreno de la mujer cada vez estamos más conciencias, más unidas y muchos hombres que creen en los valores y la igualdad se suman a ellos. Sin embargo todo parece venirse abajo cada vez que un nuevo asesinato, una nueva violación o una sentencia se comete. 

Señor@s que cobran verdaderas millonadas por crear y modificar leyes. Señor@s que trabajan para ejecutarlas…dediquen su tiempo en comprender y valorar una situación actual insostenible. No fomenten su desarrollo y no amparen al culpable. Jamás una víctima es culpable. Mientras eso se siga poniendo en duda nuestros pasos seguirán yendo en dirección contraria.

Somos fuertes, somos únicas y somos valientes. ¡Solo nos falta vivir en libertad! ¡Justicia y educación! 

 

2 comentarios en “Machismo y sinrazón

  1. dices verdades como templos. esto tiene que parar y por cada violador o asesino que cumpla toda su condena por vida. Esos monstruos jamás se regenerar y se vuelven hombres buenos a si que que la ley caiga con todos ellos y jamás puedan pisar la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *