Lifestyle

Navidad 2.0

Casi en un abrir y cerrar de ojos nos hemos plantado en navidad. Los días amanecen cubiertos, el viento nos recuerda que ya es diciembre y las calles huelen a canela y limón. Inglaterra celebra la navidad por todo lo alto. De un día para otro las ciudades aparecen decoradas, abarrotadas de millones de luces de color y mercadillos tradicionales que hacen que se vivan estas fechas de manera más especial. Volviendo a las raíces, uniendo culturas y dejando atrás los malos momentos que se hayan arrastrado durante el año. 

En mi caso os puedo contar que este 2018 estoy celebrando una navidad doble. La previa británica rodeada de la gente que se ha convertido casi en familia de este lado del mundo. Con la que he intercambiado regalos, sonrisas y sueños. Los cumplidos y los que seguimos peleando por conseguir. Gente que jamás imaginé conocer y mucho menos encontrar similitudes y gustos en común. Gente que te abre la mente y con la que aprendo cada día de la mejor manera posible.

Sin embargo qué puedo decir, que a un día de coger un avión que me lleve de vuelta a casa, la emoción sigue guiando mi camino. Haciendo que todo sea mucho más sencillo y que cada experiencia y segundo cuente. 

Hoy, sentada tranquilamente escribiendo el post miro con impaciencia el reloj. Ese que hace que cada minuto que pasa me acerque más a toda esa gente que siempre ha formado parte de mi vida y que tantas ganas tengo de sentir. Que tanto quiero y que la distancia además hace que el sentimiento se multiplique. 

Amigos, familia, amigas que son familia; gente con la que compartir mi segunda parte de la navidad. La que marca tradiciones de cenas familiares y sentimiento de inmensa ilusión. Donde la mirada luce un brillo especial y donde las responsabilidades se reducen por unos días. Porque no hay nada mejor que estar orgullosos de la gente que te rodea, de necesitar compartir tiempo con ellos y de la persona en la que te has convertido. Que con 31 años,  echo la vista atrás y me doy cuenta que vivo estas fechas igual que recuerdo haberlo hecho toda mi vida. 

Hoy cuando el sol decida esconderse entre millones de nubes y el atardecer vaya marcando el final del día; piensa que ya no queda nada para vernos. Porque en mi caso se lo dedico a mi familia y amigos, pero estoy segura que todos vosotros tenéis esa persona lejos que en cuestión de días volveréis a ver y que tantas ganas tenéis de abrazar, de sentir cerca. 

Cada uno habrá leído este texto acordándose de quien más quiere y tanto añora. Muchos somos los que sacrificamos cosas por vivir el sueño que queremos cumplir, por seguir nuestro instinto. Pero todo se hace mucho más sencillo sabiendo que tenemos gente como tú esperándonos al otro lado. A la que no le importa la distancia, sino la felicidad y los sueños de quien decide tener a su lado. 

Miro de nuevo al reloj y sigue restando minutos….tic tac, tic tac…¡Feliz Navidad! 

«You’ll always be by my side» Merry Xmas

3 comentarios en “Navidad 2.0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *