Step by Step

Remembrance Day: El poder del pasado

Vivir en Inglaterra e intentar vivir ajeno al día 11 de noviembre es misión imposible. Esta fecha o más conocida como el día de los caídos se atesora como oro en paño y es parte vital de la cultura británica y del corazón de todos sus habitantes.

Ayer todos los periódicos lucieron orgullosos las fotos de todos los eventos que se organizan y desarrollan por todo el país alrededor de este día. Abrieron sus informativos, cambiaron su tono tornándolo solemne y emotivo y coronaron con el Poppy (amapola) sus pechos. Grandes y pequeños para hablar de memoria histórica no importa qué edad tengas porque Gran Bretaña se encargará de que lo sepas. 

Además este año los actos y el sentimiento que narran los británicos es todavía mayor ya que se conmemoran 100 años desde el final de la I Guerra Mundial. El 11 de noviembre de 1918 Alemania firma el armisticio que permite poner fin a más de cuatro años de barbarie y sufrimiento. 

Leí en un periódico que solo en lo que a armada británica se refiere cayeron en el frente más de nueve millones de soldados, eso sin contar los innumerables heridos que también vieron truncadas sus vidas. Ellos y sus familias. 

Sin embargo, la perspectiva con la que se recuerda y se celebra este día es desde el marco del orgullo, la confianza y el apoyo a todos aquellos que pusieron sus vidas al servicio de su nación sin preguntarse ni siquiera el motivo. El sentimiento de respeto y admiración que hoy, 100 años después, siguen mostrando sus compatriotas hace que a cualquiera se le pongan los pelos de punta viendo y viviendo cualquiera de los eventos que organizan por todos los países de la Commonwealth.

Y no es precisamente que estén orgullosos de su pasado o que se muestren agradecidos por capitanear La Gran Guerra, sino porque todo esto hizo que se perdiera el valor del individuo, que todo el mundo apoyase en beneficio de un bien común y sobre todo y que es a donde quiero llegar; que hoy en día la población sea consciente del pasado, de esos errores que se cometieron y lograr aprender de ellos para así no volver a repetirlos. Porque hay veces que viviendo en el mundo capitaneado por la globalización nos olvidamos de nuestro pasado, seamos de donde seamos, y perdemos la perspectiva de todo lo que se pierde cada vez que la guerra asola una nación.

Habrá gente que se muestre a favor o en contra y aquí ahora con todo el tema del Brexit el ambiente todavía está mucho más caldeado igual que la diversidad de opiniones. Pero si algo tengo claro es que Europa como unión, nos trajo paz. Logró poner en armonía y manejar el ego de países que a lo largo de su historia han estado enfrentados, logrando que vivamos bajo un marco de seguridad que no valoramos lo suficiente. No contentos con eso vamos pasito a pasito caminando para atrás, deshaciendo lo que nos hace libres, lo que nos hace fuertes y competentes. No se qué historia se le ha metido ahora a muchos políticos y ciudadanos de a pie en la cabeza con todo el tema de los independentismos y separatismos. Con brillar por encima de los demás a toda costa. Pero desde aquí, viendo desde dentro como un país próspero se descompone entre opiniones, abogo por la unión y el respeto.

Trabajar en equipo hace que todos aprendamos y nos beneficiemos del que tenemos al lado. Aprendamos de los errores del pasado, ya vimos los resultados. De nada sirve volver a cometerlos. ¡Feliz semana! 

 

Un comentario en “Remembrance Day: El poder del pasado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *