Lifestyle

Tu vida es tuya

Quién valora el poder del tiempo, la facilidad con la que juega con nosotros. La relatividad que consigue aportar a todo cuando pasa, cuando fluye. Y la importancia que otorga a cada momento de la vida.

Ese tic tac con el que día a día muchos de nosotros tratamos de luchar para estirar las horas, para intentar robarle segundos al reloj. Para exprimir cada detalle, sobre todo cuando estamos de vacaciones o cuando queremos disfrutar de nuestros hobbies.

Ese tiempo que te da la posibilidad de comenzar a escucharte a ti mismo. De valorar el espacio propio, de concentrarte en ti y no sentirte manipulado por la rutina y el convencionalismo del día a día.

Pero bien…contar con ese tiempo implica invertir más espacio conociéndose a uno mismo, pensando en lo que de verdad te hace feliz. Relativizando la vida que vivimos.

Sin embargo creo que no todo el mundo somos capaces de enfrentarnos a ese momento tan íntimo. Ese instante en el que sabremos si la vida que vivimos es lo que de verdad nos hace felices, si las personas que nos rodean son con las que de verdad queremos compartir ese tiempo común o si el trabajo en el que invertimos muchas horas y esfuerzo compensa años de estudio o decisiones tomadas en el pasado.

Resulta difícil llegar a ese momento y que que la respuesta que te encuentras no sea la que realmente estabas buscando o con la que creías contar. En mi caso, me he  pasado los últimos diez años luchando por la idea de trabajar al máximo nivel de rendimiento cada día, de rodearme de gente que me aporta felicidad y consejo seguro, no de esos que son las palabras que te gustaría escuchar. Y por dedicar siempre un ratito de tiempo a disfrutar de los hobbies que dejan desarrollar mi creatividad. Diez años sin tregua, diez años de salir de casa a las 7 de la mañana y no volver hasta las ocho de la tarde. Diez años en los que he vivido feliz, pero sin llegar a atreverme a afrontar ese momento de intimidad conmigo misma para saber si mi tiempo estaba realmente aprovechado.

Ahora con la perspectiva de haber pasado unos meses disfrutando de mi soledad, de contar con el tiempo como aliado para saber que es lo que más valoro en mi día a día, confieso que no hay nada más bonito que disfrutar de uno mismo, de atreverse a hacerse preguntas y buscar respuestas sinceras aunque “duelan” y te obliguen a cambiar. Tener el tiempo de tu lado siempre es un placer.

De modo que tómate tu tiempo, atrévete a pensar en ti y descubrir lo que realmente te hace feliz. Nunca es tarde

4 comentarios en “Tu vida es tuya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *