Step by Step

Un corazón lleno de historias

Llegué con el sonido del tren. Entre neblina y agua fina. De rojo. Era normal, un 28 de enero no podía esperar otra cosa de Inglaterra. Casi un año y medio despues me voy con la misma maleta, el mismo tiempo desapacible pese a estar en junio, del mismo color rojo que me da fuerza, pero con la cabeza renovada y el corazón lleno de historias para no olvidar. De esas que te hacen reir, que te hacen crecer y también de esas que te enseñan lo rematadamente injusto q es el mundo cuando no lo tienes de tu parte. Se podría decir que he conocido gente de medio mundo y cada uno con sus historias y experiencia de vida… allá donde mire ahora en el globo terráqueo me encuentro una cara amiga. A tod@s vosotr@s gracias por tanto. Por hacerme creer que lo bueno y lo malo forma parte de las etapas de la vida y que vivamos donde vivamos siempre guardaremos un recuerdo muy especial de nuestro paso por Derby.

El tren llega, 11.53 am puntualidad británica como siempre. Cada segundo cuenta y tengo un pie mas cerca de volver a España. De reunitme con familia, amigos y soñar con nuevos proyectos. Escribiendo estas lineas no puedo evitar emocionarme…, las gafas de sol me sacan del apuro y pongo rumbo al aeropuerto sin mirar atrás. Es lo que quiero, lo que ya llevaba varias semanas deseando, pero a cada parada el corazon se me encoje y se antoja melancólico.

No es fácil cerrar etapas…tampoco lo es abrirlas, pero cuando el sentimiento es tan cálido y cariñoso como lo que siento ahora, demuestra que muchas cosas han ido bien durante este camino.
Qué bonito es vivir nuevas experiencias, poner a prueba tus límites y demostrarte a ti misma que puedes. Que todo se aprende, que donde sea te adaptas y que no hay margen para no querer cumplir sueños porque las barreras nos las ponemos nosotros mismos.

Segundo tren, Birmingham ya parece mas ajetreado. Tímidos rayos de sol se cuelan por la estación de New Street, parece que va mejorando. Yo sigo mi camino, tan solo 10 minutos me separan del aeropuerto rumbo a Madrid…estoy cerrando una etapa, es una realidad y me encanta darme cuenta y valorar todo lo que se vuelve conmigo.

12 kg pesa la maleta…momento de vaciar. Exceso de equipaje y ni un hueco libre en la mochila. Con los líquidos en la mano y un montón de cuadernos con mis anotaciones, cruzo la seguridad del aeropuerto no sin antes explicar qué hago con todo eso en la mano. Y resignados me dejan pasar. Soy de esas personas que van escribiendo frases, recuerdos y mini relatos allá donde pille. Si me tiran los cuadernos me despedazan. Notas de mi día a día que con algo de calma este verano intentare recomponer.

Dos horas de vuelo, con atención medica a una pasajera incluida. Y zas Madrid. Ola de calor. Hacía que no experimentaba tanta temperatura desde ya ni recuerdo. Y ahí estoy yo, bajo el sol, con mis zapatillas, pantalones largos y cazadora de cuero…viviendo al límite. Dos minutos tardé en sacar las chanclas. Porque sí, como en un articulo que leí en el avión y que me sorprendió bastante, las chicas también sudamos y no es nada malo.

Ya estoy donde queria. La decision de volver se ha completado y en menos de dos horas se hizo realidad. Tiempo ahora de recuperar tiempo con la familia, de darme un paseo por mi pueblo, de disfrutar de una buena sesión de sol y piscina y unas risas entre amigas. Qué falta nos hace todo esto de vez en cuando. Recuperar algunas de mis rutinas y sentir que conseguí vivir y disfrutar Inglaterra, donde he sido muy feliz. Y tener claro que siempre quedará en Derby un pedacito de mi alma y muchas puertas abiertas donde poder volver de visita. Porque eso es lo mejor que tiene la vida, las personas. #FelizSemana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *