Lifestyle

Vitaminas de luz

Publicado el

Voy caminando. La nieve ya se ha derretido. Solo unos pocos copos permanecen congelados a los lados de las estrechas aceras que completan mi camino. Hacia dónde vas. Muchas veces ni lo sabes. Surgen días donde te plantas en la calle porque necesitas respirar. Sin necesidad de saber hacia donde dirigirte. Paso a paso, sin complicaciones, sin prisas y sin destino.

Te sobra el móvil, los auriculares. A veces te sobran hasta tus propios pensamientos. Porque nos complicamos sin necesidad. Porque en ocasiones nos gusta balancearnos o ahogarnos dentro de un vaso de agua. Y de por sí ya la vida trae sola suficientes trampas.

A mi paso, poco a poco, vuelve a asomarse el sol. Tímido, discreto. Un amante cotizado en tierras británicas. Retoma su brillo e ilumina mi día. Hace que recargue las pilas porque parece que los españoles tenemos el cuerpo y la energía asociada a este fenómeno. Vital y entusiasta.

Me paro en seco y me quedo con los detalles. Hacía mucho tiempo que no me detenía a escuchar el cantar de los pájaros. Y me encanta. Sigo mi camino, investigo mi nueva ciudad; que me acoge sin demasiada floritura, pero con esperanza.

Me detengo en un café. Una parada obligatoria a esta hora de la mañana. Cumplo con la cultura inglesa del «Take away» y retomo mis pasos. Salgo a la calle y parece otro día. Las nubes han atrapado el sol, cubierto sus vistas. Y la lluvia cae sobre mis hombros sin demasiada intención de ofender, pero persistente. 

Visto y no visto, así es Inglaterra. Desprovista de grandes montañas te ofrece en el mismo día la posibilidad de adentrarte en las cuatro estaciones y decidir con cual de ellas te quedas.

Este fenómeno tan repentino, este tiempo que hace que nunca olvides tu paraguas pese a que el día esté soleado. Esta faceta que del mismo modo te obliga a no guardar demasiado lejos las gafas de sol.

Esta es una de las cosas que más me ha sorprendido de esta tierra. Como el mito del nublado y el gris pasa a un segundo plano, dejando ver un país plagado de cambios de tiempo en un mismo día. 

No solo llueve en Inglaterra. Fuera prejuicios. El sol siempre vuelve a brillar. 

7 comentarios en “Vitaminas de luz

  1. Y cómo nos gustan esas pequeñas cosas que nos ofrece la vida😃😃😃 Siempre positiva, no lo olvides, y así siempre saldrá el sol en tu mirada 😘😘😘
    Me encantan tus reflexiones. Hasta pronto!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *