Lifestyle

Y tú… ¿Qué entiendes por felicidad?

No es nada nuevo que a la mayoría de nosotros nos encanta viajar, conocer nuevos lugares, culturas y vivir nuevas experiencias. Sin embargo a veces parece que se nos olvida que al resto del mundo también le gusta. Y si a nosotros mismos nos encanta ser bien recibidos allá donde vayamos, ya sea por trabajo, por ocio o por buscar un cambio de vida; también deberíamos facilitar lo mismo a los demás. 

Imagina y crea. Te animo a participar de este juego. Cierra tus ojos, no muy fuerte y respira profundo. Ahora imagina haber nacido en Siria, Venezuela, Senegal… Imagina no tener nada y dime sinceramente si tu no saldrías corriendo, volando o como fuera. A donde sea. En busca de esperanza, en busca del derecho a vivir. En busca de un sitio donde poder estar tranquilo, cumplir con tus obligaciones y donde el petróleo, el dinero y el poder no decidan por ti y manejen tu vida. Donde la guerra no sea lo primero que escuchas cuando te despiertas por la mañana y donde lo último que hagas por la noche no sea comprobar ni dar las gracias por seguir rodeado de los que más quieres. 

Imagina que solo debes dar las gracia por todo lo bueno que tu mundo te ofrece y te tiene preparado por tener la fortuna de haber nacido en libertad. Por ser dueño de tu vida y tus decisiones. Justamente de esto que acabo de escribir es por lo que medio mundo lucha. Por no seguir sufriendo, por dar gracias por un buen día, no por la fortuna de seguir vivos. 

Y ahora dime. Abre tus ojos y dime si no sería mejor un mundo sin tanta frontera, tanta hipocresía, tanto ego y tanto poder. Donde lo único que parece importar es el juego del dinero y las influencias. Donde si no tienes una familia, una casa y un buen trabajo, parece que no has triunfado en la vida.

Sigue con los ojos abiertos y dime si aun con ellos así, esto no da miedo. Si el camino que vamos siguiendo no se parece más a tiempos que creímos superados, que al progreso y la evolución. Porque el ser de aquí o de allí, de un lado del mundo o del otro, determina nuestro destino y por supuesto las probabilidades de vivir o morir; disfrutando de la vida o apenas conociéndola.

A veces me pregunto si somos conscientes de la suerte que tenemos. Y si sabemos hacia donde caminamos. O si lo único que nos importa es nuestro propio ombligo y ser capaces de conseguir aquello que nuestra sociedad nos marca como el camino hacia la consecución del éxito. Eso que dicen nos hará felices sobre todas las cosas. Esa campana que hemos conseguido tocar después de seguir rigurosamente todos los pasos indicados para cada etapa de nuestra vida.

¿Por qué, no es ese el secreto de la vida?, ¿el conseguir la felicidad? Pero…¿Aquella que marcan o la que realmente sientes, aunque no tenga nada que ver con lo idealmente estipulado? Pues bien, tú qué dices. Respeta, ayuda, da gracias y vive tu vida. ¡Tenlo claro, solo decides! #felizsemana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *